Let’s Talk #3

¡Hola a todos! Los he extrañado montón… tengo muchas cosas que contarles….

Primero gracias por no dejar morir mi sitio jajajajajaja, siguió con visitas y hoy que entre me lleve una alegría inmensa pese a la bajísima actividad que he tenido aquí y a su vez que contrarrestró la mala pasada con wordpress…

Segundo, encontré trabajo, uno como dirían acá en Chile: bastante millenai, pero super dinámico, me ha gustado bastante, con haaaaartas cosas para hacer, pero que me ha tenido bien contenta este último tiempo y con mucha motivación, que harto que le faltaba en mi vida…

Tercero, TODAS, absolutamente TODAS las entradas que hice y programé para estos días no existen, se borraron y desaparecieron de WordPress y yo juraba de guata que estaban más que publicadas, pero en fin, tengo respaldo, sin embargo me da lata subirlas así que dejaré algunas para febrero.

Cuarto, el Kerito todo bien (no podía pasar a conversar con ustedes sin hablar de él, pues es como el personaje principal en el blog) creciendo, pesado, molestoso, regalón, sanito, contento y jugueton.

Quinto, debido a mi trabajo, me ocuparé más, pero espero esta vez me resulte la organización que me propondré para recomenzar en febrero, ya que el blog no lo dejó botado nunca más, he dicho.

Bueno ha sido un enero 2019 de cambio de numérico y muchos otros cambios y sólo han pasado 30 días, pero me tiene bastante contenta y hace mucho tiempo no me sentía así…. me reencontré con mi amigo que vive en Ohio, amigos de aquí de La Serena y también perdí a otros, pero a la larga la vida es así, la gente viene y va como tú también vas y vienes y hay que hacerle frente con altos y bajos y buscar la forma de vivir bien.

Tengo una amiga que conozco literalmente de los 6 años y ahora ambas tenemos 27 y la verdad hay veces que no hablamos por días, semanas o incluso meses, pero cuando lo volvemos a hacer, es como si no pasara el tiempo, o al menos siento yo, que eso no nos daña y es genial, porque siento (y me puedo equivocar) que los años han fortalecido nuestra amistad y no digo que no hayamos peleado, enojado o que fuimos best friends siempre, pero siento que la edad nos ha enseñado que la amistad no significa dependencia y que de repente necesitamos nuestros espacios para sanar y continuar sin necesidad de compartir ello con todos, porque hay problemas que tu no vas a querer compartir con nadie y si lo entienden y respetan, eso hay que cuidarlo, a ellos hay que cuidarlos.

Nos seguimos leyendo propio, mientras continuo trabajando para el lanzamiento de lo que estoy haciendo y aprendiendo más y más de la pega nueva y de la vida.

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales: