Resoluciones para el Nuevo Año.

El año 2019 se encuentra a la vuelta de la esquina y hay que reconocerlo, nos ponemos estresados, melancólicos e incluso ansiosos por ese futuro incierto, pero poniendo nuestras esperanzas en que será un buen año el que viene…. otras personas pueden pensar que es sólo un cambio de número en el calendario.

Bueno o malo, el año 2018 ya se va y nos estamos preparando para despedirlo con ganas y como siempre, muchas personas alrededor del mundo comienzan a hacer las resoluciones que esperan que sucedan en el próximo año, cambios de hábitos, nuevos trabajos, estudios, salud, aprender cosas, etcétera, etcétera, etcétera… y como buenos seres humanos, muchos lo dejamos para el último momento, incluso cuando ya comienza la cuenta regresiva del 10…9…8…7…6…5…. pensamos en qué queremos hacer y lograr.

Muchos, creo yo, que este cambio de número del calendario, es una oportunidad para enfocarnos en nuestras vidas, para establecer nuevas metas y como para (mágicamente) reiniciar nuestras vidas sin retroceder en el tiempo ni congelar el pasado, sin embargo, establecer estas metas u objetivos es un mero capricho popular de las personas, pero uno muy lindo y casi siempre lleno de promesas poco reales que a conciencia sabemos que no cumpliremos, pero aún así nos las proponemos, o sea, no porque diga que quiero hacer más ejercicio, me inscribiré en un gimnasio e iré día por medio, pero aún así quiero realizar más ejercicio.

En todo caso, si somos realistas, hay que reconocer que sea lo que sea que queramos como deseo de año nuevo, no se cumplirá de la noche a la mañana ni que mágicamente despertaremos el primero de enero con un superpoder que nos hará invencibles y con energías exclusivas para cumplir nuestras propias promesas, por más uvas que comamos a la media noche anterior… si puede que la caña (o resaca) de la noche anterior sea mayor a las ganas de comerzar a alcanzar nuestras metas.

Hay que ser pacientes y no olvidar lo que queremos, y no esperar a que sucedan de milagro.

En mi caso, mis resoluciones para el año 2019 son dos:

Dedicarle 20 minutos al día a realizar actividades para mi beneficio personal 

Me gustan hacer tantas cosas que al final termino haciendo nada, y son actividades que me benefician a mi: me relajan, me llenan, me hacen feliz, así que de las 24 horas que tiene un día, quiero dedicarle al menos 20 minutos diarios a uno de mis hobbies: piano, artesanía, lectura.

Trabajo, salud y amor

Quiero tener un buen trabajo, buena salud y amor en mi vida. Quiero disfrutar de la compañía de los mios y de mi amor propio también.

¿Cuáles son las resoluciones más comunes que las personas todos los años se hacen?

Salud

Esta creo que va de la mano con el exceso de las fiestas y/o vacaciones, quieren dedicarle tiempo a comer saludable, hacer más ejercicios, dormir lo suficiente y tener menos estrés sin abusar de la poca actividad diaria, dejar los vicios que te hacen feliz, pero que sabes te hacen mal. En fin, queremos vivir balanceados y equilibrados: es decir, felices.

Carrera profesional vs. Vida familiar

Queremos tener un trabajo que nos permita un desarrollo profesional y si es poco estresante mejor, pero que también no nos consuma tanto tiempo de vida para poder disfrutar de la vida. Seamos realistas: muy pocos trabajos así existen y para lograrlo debemos esforzarnos y escalar poco a poco. Sin embargo, el común de las personas deben salir todos los días a trabajar y no siempre es algo que les gusta hacer, y llega la interrogante de si es realmente eso lo que quieres hacer con tu vida… cuando la respuesta a esto es negativa, se plantean buscar nuevos desafíos para lograr lo que realmente buscan para ser felices y aprovechan el nuevo año para empezar con mayor motivación y ganas para hacerlo.

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Blogmas #17: Lecturas para la época navideña

A los que nos gusta leer puede que en alguna oportunidad nos hicimos la siguiente pregunta: ¿qué libros puedo leer en Navidad? o quizás, libros relacionados a una época específica del año.

En lo personal, creo que es más desafiante (para mi) encontrar algo Navideño, puesto que para el día de los enamorados, día del niño u otra celebración hay libros de sobra…

En el día 17 de la serie de Blogmas de Té blanco, letras y otras cosas, les traigo para compartir con ustedes, algunas lecturas navideñas que he ido encontrando (más no leído aún, sigo con mi libro de 1.404 páginas que me propuse leer en diciembre y que de navideño ni se acerca).

Cartas de Papá Noel – J.R.R. Tolkien

Este libro recopila las cartas que el mismo autor le escribía a sus hijos en cada navidad, pero de un punto de vista de Papá Noel donde les contaba sus aventuras y todas las anécdotas que junto con sus ayudante vivían en el polo norte. Son las cartas desde los años 1920 a 1943.

Mujercitas – Louisa May Alcott

Cuenta la historia de las hermanas March, cuatro jovencitas que vivían en un pueblo de Nueva Inglaterra mientras la guerra civil hacía estragos en toda América.

El misterio de la Navidad – Jostein Gaarder

El último día de noviembre el joven Joakim, de compras de navidad con su padre, ve en una librería un calendario de adviento con sus 24 ventanitas para abrir, una por una, cada día de diciembre hasta nochebuena. Pero éste resultará ser un calendario mágico… En lugar de las figuras que suelen contener estos calendarios, de él todos los días se caen unos papelitos escritos que cuentan la historia de Elisabet, una niña que se ha perdido.

Cuentos de Navidad – Charles Dickens

Reúne diez de las mejores historias navideñas que el autor escribió.

  • La historia de los duendes que se llevaron a un sacristán
  • La historia del pariente pobre
  • La historia del estudiante
  • Los siete vagabundos
  • El naufragio de la Golden Mary
  • Las desventuras de ciertos prisioneros ingleses
  • Un árbol de Navidad
  • La historia del niño
  • La historia de Nadie
  • El significado de la Navidad cuando envejecemos

El Don – Richard Paul Evans

No hay dolor tan grande que no pueda curar el amor. Nathan Hurst detestaba la Navidad. Para el resto del mundo era un día de alegría y celebración; pero a él sólo le servía para recordar el terrible acontecimiento que había destruido su niñez. Hasta que una tormenta de nieve, la cancelación de un vuelo y un encuentro inesperado con una joven madre y su hijo, un niño con un don muy especial, le demostrarían que la Navidad es, en efecto, la época de los milagros.

Eso sería por el día 17 de los Blogmas de Té blanco, letras y otras cosas. Además, en los blogmas anteriores puedes encontrar las siguientes temáticas:

Blogmas 2018
– Blogmas #1: Idea y planes para la Navidad.
– Blogmas #2: Película navideña favorita.
– Blogmas #3: Storytime – El día que cené empanadas.
– Blogmas #4: ¿Dónde sueles pasar la Navidad?
– Blogmas #5: Tradición favorita Navideña.
– Blogmas #6: Wish List Navideña.
– Blogmas #7: Christmag tag.
– Blogmas #8: Looks Navideños.
– Blogmas #9: CamiLinks Navideños.
– Blogmas #10: Lo que amo y odio de la Navidad.
– Blogmas #11: Storytime 2 – El día en que la Noche Buena fue el 24 al medio día.
– Blogmas #12: Tu árbol de Navidad.
– Blogmas #13: Películas que siempre veo en Navidad.
– Blogmas #14: 5 videos navideños en Youtube.
– Blogmas #15: Un día con Cami.
Blogmas #16: Regalos DIY navideños.

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales:

Semana 51: Paisaje

Ya es la penúltima fotografía del año 2018 y como les he explicado en las entradas anteriores de esta serie, como fueron poquitas semanas del proyecto este año, decidí compartirles fotografías pasadas que se ajustan a los conceptos del Proyecto 52.

Potrerillos

Muchos quizás nunca han escuchado hablar de este lugar o imaginaron que existía, sin embargo hoy, es considerado patrimonio.

Es una antigua localidad minera de la región de Atacama acá en Chile y está ubicado a 2.800 metros sobre el nivel del mar en la Precordillera de Los Andes…. yo nací aquí.

Hoy ya no vive nadie allí y esta fotografía fue tomada en el mes de septiembre de este año, desde afuera, no se puede ingresar más que los trabajadores de la empresa minera que se ubica allí.

View this post on Instagram

#Potrerillos #Chile

A post shared by Mila Aranfu ✨ Blogger (@milaaranfu) on

Ya sólo queda una semana para: se acabe el año y, por lo tanto, un sólo concepto del Proyecto 52 del año 2018 para iniciar de cero el 2019. La próxima semana toca el concepto Celebración.

La semana pasada correspondió el concepto Arquitectura.

Muchas gracias por leer una vez más. 

Cariños,

No olvides que también puedes seguirme en mi redes sociales: