Puntualidad

Puntualidad

¿No es conocida la frase de que “los chilenos siempre llegamos tarde”?

A parte de ser un título que nos hemos ganado por mala costumbre, es una excusa que se utiliza y escuchamos constantemente en cualquier situación, como cuando alguien llega unos minutos tardes a una actividad programada, ya sea una reunión, clases, cita, junta, etc., pero es sólo eso,  una excusa con la que se espera salir bien parados y hacer como “si nada ha pasado”, pero SI ha pasado algo… ¡Llegaste tarde, no importa la situación!

Recuerdo que desde chica siempre se me ha inculcado ser puntual, no siempre lo hago si he de ser sincera, a veces pasan cosas que nos demoran unos minutos, pero OJO: no siempre.  Gracias a las actividades que hago y hecho en mi vida no soy una persona que suele llegar tarde, además mi padre siempre me decía: ““si vas a llegar tarde, sale más temprano”.

Sin embargo, hay personas que el “No ser Puntuales” es un hábito, una mala costumbre que incluso lo toman como: “hay que ser relax en la vida”, onda ¡llegan tarde a todo!, pero ser “relax por la vida” no significa ser impuntuales o irresponsables.  Tal vez, por llegar tarde a algún lugar, te pierdas varias oportunidades.

Recuerdo que en mi colegio, cuando se llegaba tarde, el apoderado debía ir al día siguiente a firmar a las 8:00  de la mañana para justificar ese atraso y poder entrar a clases. Cuando me puse a estudiar teatro, la puntualidad era ley al igual que el faltar a clases, las cuales eran 100% asistencia exigida al finalizar los semestres, o sea, si me atrasaba, quedaba ausente, si no justificaba me echaba el ramo…

Pero en otras partes, la puntualidad no se exige, y en lo personal creo que es algo importante, una disciplina que servirá siempre, en el trabajo, en la universidad, etc.  Sin embargo hoy esto no se cumple, ¿acaso no les ha pasado que tienen una hora al médico, esa hora que taaaaanto costó conseguir, llamando constantemente o haciendo la fila para la cual te levantaste de madrugada, para cuando por fin te vas a la consulta, el médico llega tarde? Y eso no es todo, uno lo tiene que esperar, porque o sino, hay que hacer todo lo anterior de nuevo para conseguir una hora nueva.

Pero, bien… ¿Por qué no ser puntuales?, ¿acaso nos gusta llegar atrasados a todo? ¿acaso es la culpa del reloj/celular? o ¿simplemente queremos hacernos notar cada vez llegando tarde?

No. Simplemente no tenemos la capacidad de administrar bien nuestro tiempo y cumplir con nuestros compromisos.

Y si se va a llegar tarde, avisar…. Hoy en día contamos con una tecnología en comunicación muy amplia y con mucho acceso como para desaprovecharla… y si no vas a llegar, bueno, está demás decirlo.

Además existen tips para ser más organizados con el tiempo, y cito a un muy buen amigo: “siempre hay tiempo” y con buena organización verás que es cierto.  Además el tiempo es uno de los recursos más apreciados que existen y aunque no lo crean, a las personas que realizan más actividades, son las que les es más fácil ponerse de acuerdo para realizar juntas con amigos, familiares, o en caso de que les solicitemos alguna cosa para el mismo día o el siguiente lo tienen listo a la brevedad, y estas personas son las que más éxito tienen, porque se organizan bien para alcanzar a hacer todo lo propuesto, y nunca hay que olvidar aunque sea muy obvio:

El día tiene 24 horas y la semana tiene 7 días. Teniendo en cuenta siempre esto, cambiaremos la perspectiva del tiempo y lo terminaremos tomando como un aliado.

Así que ya saben, con una agenda, celular y teniendo en claro cuáles son sus objetivos y sus compromisos  (aunque éstos sean muy casuales y cotidianos)  llegar tarde no se hará costumbre.

 

 

Presiones

Presiones:

¿Cómo van avanzando sus días este 2014? Impresionante como ya se va un mes…

Enero, un mes lleno de azul y sorpresas… o miento al asegurar de que a más de alguno lo sorprendió el amanecer de un día cualquiera con truenos, arcoíris y lluvia…

En fin, me he demorado en escribir esto, pues hace unos días que llegué a La Serena de unos hermosos días de playa por la tercera región: Pan de Azúcar, y era inevitable pensar cosas allí (sin señal para el teléfono, sin energía, rodeada de cerros y mar) y entre muchas cosas que pensé esos días cuando no estaba durmiendo o leyendo, fue la palabra Presión la que más destacó junto con Relajo. Es increíble como unos días fuera de la ciudad, sin mucho contacto, puede despejarte la mente a un nivel impensado, y te hace sentir liviana, tus pulmones respiran más aire de lo normal (ok, exagero un poco con esto, pero es para ejemplificar) y como disfrutas de cada cosa de tu alrededor… aunque sentada viendo el mar no se me hacía muy difícil…

Existen tres tipos de presiones según mi opinión… si 3

  1. La presión que te ejercen los demás;
  2. La presión que te ejerces tú mismo; y
  3. La presión que crees que te ejercen los demás cuando sólo está en tu imaginación.

La primera, cuando estás en el colegio, universidad, trabajo, incluso en la familia… aquella en donde hay otros que te exigen cosas y/o resultados, tanto directa como indirectamente, por lo que a veces, si no sabes como “tratarla” por así decirlo, te puede pasar la cuenta y terminas estresándote en un momento en que notas que las horas pasan tan rápido que no te alcanza el tiempo para realizar tus cosas y donde lo único que quieres es dormir y cuando lo haces, tu mente sigue trabajado y al día siguiente despiertas con varios dolores musculares, y como hubieses tenido que empujar un auto por un cerro con una mochila llena de piedras… ¿les ha pasado? A mi sí.

La segunda, aquella presión que nos auto aplicamos para conseguir nuestras metas (y debo reconocer que esa presión se ha vuelto amiga/enemiga mía… no entraré en detalles). La cosa es que esta presión, más de alguna la sentimos y al final tenemos los mismos síntomas que la anterior, a diferencia que conseguimos que –a veces- más personas se alejen porque andamos con un genio de aquellos que muy pocos nos soportan.

Y la última, la que es producto de la imaginación, y que según mi opinión, es un excusa para tener bajo la carta cuando las cosas no nos resultan, y creer que hacemos las cosas para que funciones y salgan como queremos pero que a la larga ese trabajo constante resulta que sigue siendo parte de la imaginación y… nos estancamos.

Es extraño pensar en esto, en especial cuando estoy de vacaciones, pero resulta que es importante estar consciente de esto, porque hay que saber manejarlo para poder funcionar y avanzar y seguir adelante para que las cosas que nos proponemos resulten…

Lo que yo hago, es cuando me siento llena de cosas y cuando todo empieza a caerme mal y a salirme mal, es dejar lo que estoy haciendo, respirar, mojarme las manos con agua fría y seguir lo que estaba haciendo. También y, en especial cuando estoy en periodo de universidad (es decir, la mayor parte del año), es siempre estar leyendo un libro, últimamente he leído varios, pero es increíble lo bueno que hace estar leyendo otra cosa, que no sea algo que tenga que ver con lo que hacer, en mi caso estudiar… tu mente viaja, se relaja, imagina… tú te diviertes. También, tener un hobbie y/o hacer deporte o alguna otra actividad… El mío, la música… tocar guitarra o piano, regularmente. Y por último, ayudar a otros… y no me refiero sólo a cosas sociales por así decirlo, sino… cuando te piden ayuda para un trabajo, una tarea, una indicación en la calle, hacerlo.

Y lo último que destaco para alivianar las presiones de la vida y llamar al relajo a que toque la puerta, es sonreír (aunque suene cliché) porque esa sonrisa que tendrás en tu rostro, te subirá el autoestima y alegrarás a alguien en la calle.

 

Saludos

 

Camila Arancibia

Errores: Yo, tu, ellos

Errores: tú, yo y ellos

 

Hay ciertas cosas en la vida que se sabe que son un error pero no se sabe muy bien que son un error porque la única forma de saber que son un error es cometer el mismo error y mirar hacia atrás y decir: “Sí, eso fue un error”. Así que en realidad, el error más grande sería no cometer el error, porque entonces te estarás toda tu vida sin saber realmente si algo es un error o no. Y maldita sea, yo no cometí errores. He hecho todo esto, mi vida, mi relación, mi carrera sin errores. ¿Tiene todo esto sentido para ti?”  – Lily Aldrin (Personaje de How I meet your mother?)

 

Hace un tiempo comencé a ver esta serie y en un capítulo me llamó la atención esta frase, que quedó grabada después de retroceder esa parte del capítulo varias veces. Cuando la escuche por primera vez, me causo 2 sensaciones: 1) Pensé que la actriz era seca para decir eso tan rápido, con tanta frustración, credibilidad, nerviosismo, seguridad, sin errores; 2) Luego pensé que eso pasa. A partir de ese momento me fui por las nubes pensando en los errores y en otras cosas, lo que mis amigos llamarían: “La Mila se fue en las cosas de la vida interplanetaria”…

 

Yo, en lo personal he cometido errores (cientos en estos 22 años) y creo que me quedan varios más por cometer. Todos cometemos errores cuando vamos creciendo, viviendo cada aventura que se nos coloca en el camino ¿por cosas del destino? ¿Por las casualidades de la vida? ¿Por las metas que nos proponemos cumplir? Por cualquier motivo, se pueden llegar a cometer errores, ya que nadie es perfecto, aunque suene cliché… y estos errores que vamos cometiendo son parte del aprendizaje que nos hará ser mejores personas cada vez, que nos “ayudarán” a conocernos y tratar de hacer mejor las cosas siempre, pero (siempre hay un pero) no significa que haya que vivir cometiendo errores…

 

Como sea, los errores –a veces- son necesarios y a esto se sume lo siguiente: tener cuidado también con lo que dicen los demás. ¿Por qué nos afectará tanto lo que dicen los otros (en algunas situaciones)? ¿Es por qué estamos más vulnerables en ese momento? O ¿por qué buscamos la aprobación de nuestros actos en cada momento, todos los días? Sinceramente, pienso que no hay necesidad de eso, de estar siempre atentos en el “qué dirá el resto”, lo digo en serio, porque si viviésemos pensando en eso y limitar nuestros actos al 100% en este factor de lo que dirán las terceras personas, en serio que se pasarían cometiendo errores. O sea, si podemos llegar a pensar en estas cosas más de una vez durante nuestras vidas (y lo hacemos, lo hago), pero, también hay que tener cuidado en las cosas que se toman en cuenta y en las que no y… en las que te tienen que afectar y en las que no. Recuerdo que en un ramo de la universidad, una profesora nos decía en clases que las criticas afectaban a todos, y que deberíamos hacer nuestras cosas pensando siempre en el resto, porque ellos te evalúan, sea en el trabajo, en los estudios, en la familia… yo creo que si eso pasara, no lograríamos satisfacer nuestras necesidades, nuestros objetivos, no aprenderíamos, no nos arriesgaríamos, no conoceríamos nuestros límites, nuestra capacidad.

 

Y además, en todos lados habrán personas a las que no les agrades, que te criticaran constantemente, como también habrán personas que no te agradarán en absoluto (y pasa, estas dos situaciones han pasado, pasan y pasarán siempre) y estas personas pueden ser vecinos, compañeros de clase, profesores, hasta incluso familiares…

Si no te agrada alguien, no le hagas la vida imposible o lo andes pelando por cielo, mar y tierra o, esperando a que algo le pase para comenzar a hablar, si lo haces, constantemente: Error.  Eso no es sano, no es sano para ti, porque pasarías parte de tu tiempo enfocado en cosas y personas en vez de preocuparte por ti mismo, y por supuesto, haciéndole daño a alguien. Si no te cae bien alguien, ya sea porque conoces su forma de ser o porque simplemente lo/la viste por primera vez y fue como si te cayera un balde de agua fría, filo, que no te afecte y vive… por ti.

 

Ahora, si sientes que no le agradas a alguien o a un grupo de gente, (que puede pasar por el simple hecho de que todas las personas son diferentes  y que en el mundo encontrar a personas 100% compatibles –que en lo personal no creo que exista-, además de que no conozco a una persona sola persona que le caiga bien a todo el mundo porque); si sientes que no encajas en un lugar; trata de que no te afecte, que no te distraigas, que no te quite tiempo eso, porque si lo haces, cometerás un gran error, y si lo has hecho, reflexiona y comienza a darte cuenta de que hay cosas mucho más importantes que ello, porque si, no les negaré de que es fome no simpatizar con muchos, encajar, pero nosotros no existimos tanto por las demás personas, ni para las demás, en cada momento de nuestras vidas, sino más bien, existimos en el mundo por nosotros mismos y… que existan personas que dependan de nosotros o que nosotros dependamos de ellos (como lo que sucede en la familia) es distinto, un caso especial, los intereses son otros, no el qué dirán.

 

Otra cosa, no hay que tratar de aparentar cosas solo por caerle bien al resto, eso… otro error. Creo que si alguien hace esto es porque no tiene una identidad propia, una esencia única, a la larga es una persona que no confía en sí mismo, y ¿cómo se podrá confiar en alguien si ese alguien no confía en sí mismo? Ok, se puede, pero esa confianza tiene fecha de vencimiento, porque a la larga, tarde o temprano, pasará ese algo que te demuestre la verdadera esencia de aquella persona, y te sentirás tan decepcionado, que aunque hagas que no te importa, sabes que te importa, te afecta y no sabrás que hacer… si lo has hecho, aprende de ello… yo aprendí.

Aunque suene repetitivo o lo que sea, hay que mostrarse al mundo como somos siempre, en la vida de familia, amigos, estudios, no buscar caretas para cada contexto, no ser como que en público mostrarse una persona dispuesta, capaz, motivada y en privado, en su zona segura, ser todo lo contrario y no hacer nada y sentarte a esperar que las cosas pasen por si solas… porque las cosas no pasan simplemente porque sí, siempre hay una razón de por medio, y no te darás ni cuenta cuando un día te verás encerrado, sin saber qué hacer, porque no pasó algo que esperabas pero que no hiciste nada para que ocurriera…

 

Pienso que estas situaciones, (un poco enredadas, lo sé) hay que tener ciertas características, que están identificadas por las siguientes palabras: Inteligencia, Capaz, Único, Especial

 

Hay que SER INTELIGENTE: si tú eres inteligentes, creo que podrás diferenciar lo que te hace bien, de lo que te hace mal; de lo que eres capaz y de lo que no, y ante esto último, reconocerás tu debilidad y tendrás 2 opciones: hacer algo para mejorar, o quedarte sentado(a) sin hacer nada, y si haces algo para mejorar, que sea por ti.

 

Hay que SER CAPAZ: capaz de enfrentar riesgos, retos, buenos y malos comentarios, capaz de hacer algo que te haga sentir bien a ti, capaz de lograr tus metas de la vida. Depende netamente de ti, de cómo tomes cada situación de tu vida

 

Hay que SER ÚNICO: tú eres tú y no eres alguien más, como otra persona es esa persona y no es tú. Simple: hay que sacarle provecho a nuestras cualidades, a lo que nos hace diferentes y vivir con ellas de la mano, quererlas y crecer.

 

Hay que SER ESPECIAL: las personas son buenas por lo que son, las personas que son “malas” es porque no son eso que quieren ser y buscan los medios para “hacer como que son” y eso… no funciona para ser exitoso en la vida.

 

Pienso que si uno es todo esto, y lo trabaja y es perseverante, esforzado, dispuesto… dejará de compararse, de no quererse, y comenzará a confiar en sí mismo y con ello lograr las cosas propuestas. Dejará de fijarse en el de al lado y/o de dañar a otros y de dañarse, engañarse. Si una persona es todo esto, vivirá más tranquilo, y esa tranquilidad la transmitirá al resto, y conocerá personas hermosas a lo largo de su vida que perdurarán en el tiempo. Pienso que si una persona es todo esto, estará más feliz.

 

Yo lo estoy trabajando, lamentablemente tenemos que esperar a que ocurran cosas para darnos cuenta de lo que pasa, es decir, de cometer errores… que pueden llegar a ser tan sin sentido, como aquellos que son importantes cometer para en un momento dado abrir los ojos y avanzar y aprender.  Yo trato de no esperar, de ocuparme más y preocuparme menos y trabajo ahora en mí, por mí y por nadie más… Y aún tengo mil defectos, y errores que me faltan por comente, pero con el pasar del tiempo espero tener menos defectos y menos errores, no porque ya haya cometido alguno, sino porque con lo que voy aprendiendo, no sea necesario cometerlos… porque los errores no se planifican… pasan

sueños

Sueños… sueños que queremos cumplir… que quiero cumplir… ¿pero para qué vivir sólo soñando y quedarse pensando en eso? Yo tengo sueños… varios, pero no me detengo demasiado en ellos… sino que a partir de ellos, voy avanzando… y viviendo cada día, aprendiendo cada vez más….porque se que tarde o temprano éstos se cumplirán… gracias al esfuerzo, ganas y energía que ponga cada día en mi diario vivir …Sueños

Detalles

Oportunidades

Quiero empezar esta publicación, diciendo que esto lo escribí en el 2014 y lo publiqué en La Serena Online: http://www.laserenaonline.cl donde tuve la oportunidad de publicar columnas de opinión y esta fue una de ellas y espero publicarles con el pasar del tiempo todas las que publique (que no fueron muchas).

Los invito a leer el diario online de La Serena Online, y a seguirlos en sus redes sociales de facebook y twitter y a estar informador de lo que ocurre en la cuarta región de Chile.

Además, les quiero decir que este texto lo edité para publicarlo acá, así que no estará 100% igual al de un año atrás.

Oportunidades

Leer Más

Frase

El fracaso es lo mejor que te puede pasar… de verdad!

El fracaso no es fracaso…

El fracaso te hace seguir adelante…

Aunque te frustra, te enseña mucho si pones atención.

Cami Aranfu